martes, 26 de mayo de 2015

LA HISTORIA DEL CARPINTERO (Ap. de nuestro amigo José Guadalupe Torres)

Había una vez un viejo carpintero que, cansado ya de tanto trabajar, estaba listo para acogerse al retiro y dedicarle tiempo a su familia.
Así se lo comunicó a su jefe, y aunque iba a extrañar su salario, necesitaba retirarse y estar con su familia; de alguna forma sobrevivirían.
Al contratista le entristeció mucho la noticia de que su mejor carpintero se retiraría y le pidió de favor que si le podía construir una casa más antes de retirarse.
El carpintero aceptó la proposición del jefe y empezó la construcción de su última casa pero, a medida que pasa el tiempo, se dió cuenta de que su corazón no estaba de lleno en el trabajo.
Arrepentido de haberle dicho que sí a su jefe, el carpintero no puso el esfuerzo y la dedicación que siempre ponía cuando construía una casa y la costruyó con materiales de calidad inferior.
Esa era, según él, una manera muy desafortunada de terminar una excelente carrera, la cual le había dedicado la mayor parte de su vida.
Cuando el carpintero terminó su trabajo el contratista vino a inspeccionar la casa.
Al terminar la inspección le dió la llave de la casa al carpintero y le dijo: "Esta es tu casa, mi regalo para tí y tu familia por tanto años de buen servicio".
El carpintero sintió que el mundo se le iba...
Grande fue la verguenza que sintió al recibir la llave de la casa, su casa. Si tan sólo el hubiese sabido que estaba construyendo su propia casa, lo hubiese hecho todo de una manera diferente.
Así también pasa con nosotros. A diario construímos relaciones en nuestras vidas, y en muchas ocasiones ponemos el menor esfuerzo posible para hacer que esa relación progrese.
Entonces, con el tiempo es que nos damos cuenta de la necesidad que tenemos de esa relación.
Si lo pudiésemos hacer de nuevo, lo haríamos totalmente diferente. Pero no podemos regresar.
Tú eres el carpintero. Cada día martillas un clavo, pones una puerta, o eriges una pared.
Alguien una vez dijo: "La vida es un proyecto que haces tu mismo. Tus actitudes y las selecciones que haces hoy construyen la casa en la cual vivirás mañana". ¡Construye sabiamente!
Recuerda... trabaja como si no necesitaras el dinero; ama como ni nunca te hubiesen herido; baila como si nadie te estuviera observando...
Para el mundo tal vez tu seas una sola persona, pero para una persona tal vez tú seas el mundo...

martes, 28 de enero de 2014

lunes, 27 de enero de 2014

NORMAS SALA DE SISTEMAS

NORMAS SALA DE SISTEMAS
INSTITUCION EDUCATIVA SIETE DE AGOSTO

  1. Asistir puntualmente a cada una de las clases.
  2. Seguir las instrucciones dadas por el orientador de clase.
  3. Emplear adecuadamente los equipos.  (No rayarlos)
  4. Desarrollar prácticas exclusivas de los cursos.
  5. Ubicarse en el PC previamente asignado.
  6. Mantener copia personal de los proyectos realizados.
  7. Manifestar actitud de respeto hacia sus compañeros, docentes y resto del personal.
  8. Tener actitud de cuidado y respeto con las instalaciones y PC.
  9. Conservar su sitio de trabajo limpio y ordenado.
  10. Permanecer en silencio.
  11. No llevar alimentos, bebidas, dulces.
  12. No consumir chicles.
  13. No escuchar música.
  14. No instalar programas.
  15. No conectar o desconectar dispositivos periféricos.
  16. No alterar software.
  17. No modificar el escritorio del PC.
  18. Evitar el ingreso a páginas pornográficas.
  19. No violar la seguridad de acceso a cualquier equipo.